El censo electoral de 1899 de El Toboso

Censo electoral de 1899 de El Toboso
Desde la Constitución de Cádiz de 1812 -de la que ahora celebramos el 200 aniversario- España experimentó un dificultoso camino hacia la implantación de un verdadero sistema liberal. Las resistencias del Antiguo Régimen fueron enormes -materializadas en las tres guerras carlistas-. Los intentos de establecer un sistema participativo contaron con múltiples obstáculos y se utilizaron diversos métodos para restringir la capacidad de voto. Durante casi todo el siglo el derecho al voto fue minoritario -sufragio censitario-. En algunos períodos el censo se limitó a un 1% de la población. Tras la revolución que expulsó a Isabel II del trono en 1868 se intentó asentar el sufragio universal -masculino, de momento-. Pero la restauración borbónica con Alfonso XII y Cánovas volvió al sufragio censitario, hasta que Sagasta en 1890 estableció el sufragio universal -el femenino no llegaría hasta la II República-. Pero una vez instaurado el sufragio universal se hizo más necesario que nunca a las élites políticas poder desvirtuar el sistema a su favor. Y se acabó generalizando el caciquismo, el pucherazo y el encasillado para conseguir que las votaciones favoreciesen a los dos partidos del turno dinástico -el conservador y el liberal- en el momento en que cada grupo había pactado con el rey o la regente el disfrute del presupuesto público. Fuera quedaron los partidos obreros, republicanos y demás fuerzas políticas a las que no se les permitía acceder al poder. Galdós en el último de sus Episodios Nacionales, titulado Cánovas, reflexiona con amargura sobre el corrupto sistema político de la Restaruación canovista.
En el Censo electoral de El Toboso de 1899 aparecen 487 electores -masculinos- mayores de 25 años, repartidos en dos distritos -el Ayuntamiento y el Pósito, más conocido como casa del Arco- sobre una población total de unos 1890 habitantes. En este documento podemos conocer los nombres de todos los electores, su profesión -predomina la de jornalero, labrador, pastor y propietario- y su grado de alfabetización.

Comentarios