Sobre los tópicos de El Toboso, El Quijote y Cervantes

Leyendo un viejo texto de Luis Astrana Marín perteneciente a su obra Vida ejemplar y heroica de Miguel de Cervantes (págs. 335-365) de 1958 parecería que debían haber quedado zanjados los límites entre la ficción y la historia  en El Toboso -Ana Zarco y demás leyendas urbanas-, pero la verdad es que poco se ha avanzado al respecto. Seguimos repitiendo las mismas elucubraciones, ya convertidas en arraigados tópicos, quizá porque no hemos conseguido construir otra narración, y lo que debería ser una anécdota ingeniosa contada con gracejo y un guiño de ironía se ha acabado conviertiendo en la historia oficial. Evidentemente El Toboso es a la vez un lugar imaginario -construido por Cervantes para dar pie al desarrollo de la trama de su novela- pero también un lugar real con una historia real. Con frecuencia se confunden ambos planos, que acaban enredándose en un todo difícil de dilucidar. El Toboso apuesta de cara al turismo por potenciar el componente de ficción a partir de un entorno verosímil -un casco urbano bien conservado, salvo flagrantes excepciones, varios museos...-, pero a veces la presión mediática -con su inevitable frivolidad- nos empuja a estar muy cerca de cierto "frikismo" que se percibe claramente desde fuera.  Al igual que otras poblaciones que son escenario de obras de ficción -como por ejemplo Verona-, con el turismo de masas, se acaban convirtiendo en una especie de caricatura. Nada que objetar, salvo que la narración que "se vende" a ese turismo debería ser consciente de sus potencialidades pero también de sus limitaciones.   
Foto aérea de El Toboso de 1957

Comentarios