El libro de matrícula de El Toboso

Libro de matrícula de El Toboso de 1796

Entre las numerosas fuentes documentales para conocer los distintos aspectos de la población en la época moderna, contamos con los llamados “Libros de matrícula” –seguimos la tesis doctoral de José Camacho Cabello, La población del arzobispado de Toledo en los Tiempos Modernos.

Según se establece en las Constituciones Sinodales de 1660 (Libro V, Til IX, Const. 1):
‘Mandamos (…) que habiendo llegado a la edad de discreción se confiesen al menos una vez en el año y reciban el Santísimo Sacramento de la Eucaristía en sus parroquias (…) desde el domingo de Ramos basta el domingo después de Pascua de Resurrección inclusive’. Se indicaban severas penas para los que no cumpliesen y para hacerlo con todo rigor ‘ordenamos que de aquí adelante, los curas por sus personas sin comentarlo a sus tenientes ni sacristanes tengan cargo en cada u año de hacer la matrícula cada uno en su parroquia de todos sus parroquianos, así casados como no casados, así varones como mujeres, designándolos por sus nombres y edades poco más o menos”.

Los curas siguieron este precepto y en muchos archivos parroquiales se conserva esta valiosa fuente documental, como por ejemplo en el Archivo Parroquial de El Toboso. Aparece un listado de familias –en este caso no aparece la calle en la que vivían- que habían cumplido estas obligaciones eclesiásticas. Se señala si ha habido comunión –cm- o confesión –cfn-. Los párvulos, evidentemente no aparecen en los listados. Los curas enviaban estos listados –o unas copias- al arzobispado. Cuando esta matrícula incluye a todos los adultos del municipio se convierte en el censo más fidedigno para el siglo XVIII. Al mismo tiempo, estos Libros de Matrícula representan de forma clara que ell control social de la Iglesia era absoluto en el Antiguo Régimen.

Comentarios