Ilustraciones de El Toboso a través de la historia

En este caso nos referimos a ilustraciones con visos de estar inspiradas en la realidad. No incluimos aquí  las representaciones imaginarias que se han hecho en las miles de ediciones ilustradas de El Quijote.
La primera representación visual de El Toboso de la que tenemos noticia es en el dibujo que aparece en el expediente que envió El Toboso en 1752 para el Catastro mandado hacer por el Marqués de Ensenada. Es un dibujo muy básico con trazos casi infantiles, donde aparecen unas cuantas casas, una enorme iglesia que debe ser la Iglesia Parroquial, el convento de San Agustín, la ermita de San Blas, la ermita de Santa Ana y la ermita desaparecida de Santa Catalina. Curiosamente no aparece el convento de Trinitarias ni el de Franciscanas. Aparecen dibujos de viñas y  de olivos y dos molinos y una zona de baldío.

Del siglo XIX  ya disponemos de varios dibujos, y uno de los más antiguos es el aparecido en El Semanario Pintoresco Español, de 1848, con una representación de  la Iglesia Parrroquial.

De unos años después, 1865, hay un dibujo del pintor Carlos de Haes que muestra un detalle del dibujo anterior, la parte situada a su derecha.


Dibujo de Carlos de Haes, 1865

Unos años después -fruto de un viaje por La Mancha de 1893-, el ilustrador Daniel Vierge, para la edición inglesa de 1897 del  libro de Jaccaci The Trail of La Mancha, que ya hemos comentado, publicó entre otros dibujos esta escena típica de la España de la época -parece una escena del Sacromonte- pero donde parece reconocerse, con notables cambios, el espacio próximo a la ermita de la Virgen Morenita-. La escena corresponde a una investigación practicada por la Guardia Civil. En el texto de Jaccaci no se hace alusión a este suceso, que sí aparece ilustrando el texto.

Ilustración de Daniel Vierge sobre El Toboso, 1897

Ya seguiremos con el siglo XX en otro momento.

Comentarios