Los franceses en El Toboso

Hay varias descripciones de la presencia de las tropas francesas en El Toboso durante la Guerra de la Independencia. La de Albert-Jean-Michel Rocca es una de los más pintorescas. Después de la batalla de Uclés -1809-, las tropas francesas pasan por El Toboso y este es su relato: "El Toboso se parece perfectamente a la descripción que ha hecho de él Miguel de Cervantes en su inmortal obra de Don Quijote de la Mancha. Si este héroe imaginario no fue durante su vida de un gran socorro para las  viudas y los huérfanos, al menos su memoria protegió contra los desastres de la guerra la fantástica patria de su Dulcinea. Cuando los soldados franceses veían en las ventanas a alguna mujer decían riendo, aquella es Dulcinea. Su alegría dió confianza a sus habitantes, quienes en lugar de huir como acostumbraban ante la primera vista  de nuestras vanguardias, se reunieron para vernos pasar. Las chanzas recíprocas sobre Dulcinea y Don Quijote fueron un vínculo común entre nuestros soldados y los habitantes de El Toboso, y los franceses  bien acogidos trataron a los habitantes con delicadeza". Evidentemente las requisas de víveres eran imprescindibles para cualquier ejército de ocupación, sólo que aquí se ha preferido ocultarlo, llevado el autor por cierto pintoresquismo literario. Aunque también pone de manifiesto cómo la fama literaria puede proteger a un pueblo de su invasores.

Comentarios